Nacional: «Hemos soñado una vida juntos».

0
169

Después de un año de quimioterapia, esta pareja de Punta Arenas hizo realidad su sueño y se casó. Hoy son los favoritos de un certamen que busca la mejor boda del 2016.

Usar peluca no era opción. A Daniela Soto le parecía absurdo disimular su cabeza rapada. Su tratamiento contra el cáncer a los huesos había dejado signos en su apariencia y no los iba a ocultar el día de su matrimonio. Quizás esa valentía o el optimismo que reflejó con su look ese día es lo que hoy la tiene a ella y a su esposo Mauricio Díaz arrasando en un concurso fotográfico para elegir la mejor imagen de los matrimonios chilenos del 2016. Tomados de la mano, enseñando el ramo rojo que combinaba con la corona de flores que ella puso en su cabeza, la foto que inmortalizó el pasado 12 de noviembre es apenas un resumen del amor y coraje que esta pareja de Punta Arenas demostró en el último tiempo. Fue en octubre de 2015 que a ella le diagnosticaron osteosarcoma metastásico, un cáncer al pulmón con ramificación a los pulmones, según indica LUN. Y tras hallarle un tumor, debieron amputarle una de sus piernas a la altura de la rodilla y someterla a quimioterapia. “Mauricio fue un apoyo en todo momento, la lucha fue siempre en equipo, desde todos los eventos para juntar fondos para el tratamiento de Daniela; los viajes a Santiago, hasta ser, emocionalmente, su pilar fundamental”, explican en Zankyou Weddings, portal que en su versión chilena abrió el concurso fotográfico donde la historia de estos puntarenenses se hizo masivamente conocida. Tras 7 años de pololeo, y pese a que ambos tenían solo 21 años entonces, él le pidió matrimonio el 24 de diciembre de 2015. “La Dani ha sido mi compañera desde que soy adolescente y siempre nos quisimos casar jóvenes. Cuando te pasa una cosa así uno vive el día a día”, comentó. Tras un año de quimio, la pareja contrajo matrimonio el 12 de noviembre en su ciudad. Y a la hora de escoger lo que la engalanaría para la ocasión, Daniela no dudó en lucir su rapado, look que le había terminado gustando y que reflejaba su lucha y optimismo frente a la enfermedad. “La primera vez que se me cayó el pelo fue impactante. Me desperté y solo tenía un mechón blanco en la cabeza. Ahí decidí pelarme. Fue un bajón, lloré mucho. Pero soy de procesos cortos y dije, ‘ya, terminó, lloré lo que tenía que llorar, ahora sigamos adelante’”, comentó. Las palabras escogidas por la pareja para el parte de matrimonio muestra los sentimientos que ambos quisieron proyectar al casarse: “Porque el amor, la magia y el destino han unido nuestros caminos. Siete años han pasado de este primer día juntos, años en los que hemos crecido, madurado y superado pruebas difíciles. Hemos soñado una vida juntos y por eso hoy nos tomamos de las manos para no soltarnos jamás”. Hoy, la imagen de Daniela y Mauricio, captada por el fotógrafo Alexis Vera (Flashpuq Fotografía), acapara más del 78% de los votos entre otras 48 fotos de parejas chilenas participantes. Y en cuanto a su diagnóstico, el futuro también se ve prometedor. Tal como indicó su doctor, el oncólogo Nicolás Rojas, del Hospital Clínico de la UC, Daniela “actualmente se encuentra con diagnóstico de remisión, lo que significa que el cáncer se curó y ahora está en fase seguimiento”

Fuente: Emol.com 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí