Cirujanos del HRC realizan por primera vez compleja cirugía endovascular a tres pacientes de la región

0
572

Las enfermedades vasculares son aquellas que afectan a los vasos sanguíneos, es decir, a las arterias y venas que llevan la sangre a través de nuestro organismo. Habitualmente, estas patologías afectan a personas mayores con afecciones de base, como hipertensión y diabetes. Además, el consumo excesivo de tabaco también es uno de los principales factores que influyen en el daño arterial.

Bajo este contexto, y tomando en cuenta que las enfermedades vasculares son cada vez más comunes en el país, el Hospital Regional Coyhaique realizó por primera vez tres cirugías mínimamente invasivas denominada “angioplastia”, la que consiste en “abrir” las arterias obstruidas utilizando una especie de malla llamada “stent”, restituyendo el flujo sanguíneo.

“Vengo cada cierto tiempo al Hospital Coyhaiqu a hacer accesos vasculares, y aprovechando esa visita, nos atrevimos con estas cirugías, porque estamos convencidos que estos procedimientos se pueden hacer acá, ya que están los conocimientos, los recursos y por sobre todo las ganas para poder hacerlo”, señaló José Manuel Ramírez, médico especialista en cirugía vascular del Hospital Base de Osorno, quien viaja periódicamente al HRC para realizar procedimientos vasculares.

Este operativo fue coordinado por el Dr. Antonio Robert, médico cirujano del Hospital Coyhaique, quien desde el año 2019 se ha encargado de la atención de los cerca de 30 pacientes con patologías vasculares que se atienden anualmente en el HRC.

“Llegué en abril de 2019 al Hospital Regional, y hasta ese momento, todos los pacientes eran derivados a Osorno. Lo más destacable de este operativo es que se realizó cirugía endovascular, algo que nunca se había hecho en la región, con insumos bastante básicos, pero lo hicimos con una organización adecuada, con el apoyo de un cirujano vascular muy hábil y con muy buena disposición. Se pudieron realizar las tres cirugías sin ningún incidente, ahora están los tres de alta y les toca control en un par de semanas más”, cuenta el Dr. Antonio Robert.

En cuanto a las características de estos pacientes, el especialista precisa que fueron tres personas entre 40 y 55 años, quienes presentaban, por sobre todo, dificultad y dolor al caminar, síntoma conocido como claudicación. Dos de las tres personas operadas, tenían serios problemas de tabaquismo.

“Si los pacientes no superan el tabaquismo completamente, la permeabilidad del bypass (stent) que se les realizó, disminuye muchísimo, el tiempo de durabilidad del procedimiento es mucho menor, y vuelven con la arteria tapada en poco tiempo. El tabaquismo es lo que más daño arterial genera, y si no se suspende de raíz, el procedimiento inicialmente anda muy bien, pero a los pocos meses vuelven a tener sintomatología”, enfatizó el especialista del HRC.

Esta intervención tuvo una duración de 2 horas aproximadamente por paciente, con un proceso post operatorio prácticamente indoloro. “Es como si los hubieran operado los monjes brasileros, no hay incisión, salvo en uno de los pacientes que se hicieron unas muy pequeñas en la región inguinal, ya que era un acceso más seguro para llegar a las arterias”, señala el Dr. Robert, agregando que “gracias a la actitud que tiene el personal del Hospital Coyhaique, sobre todo de Pabellón, logramos resolver de manera endovascular patologías muy complejas y que no se habían hecho antes”.

ANGIOPLASTIA Y SUS BENEFICIOS

Junto a una rápida recuperación post operatoria, que en el caso de estos tres pacientes duró sólo un día, este tipo de cirugías traen una serie de beneficios, como por ejemplo, retomar la vida cotidiana sin dolor, además de reducir el consumo de fármacos, lo que se traduce en una mejor calidad de vida.

“Es un procedimiento súper poco invasivo, al punto que el cierre de ambos abordajes se hace con dispositivos de cierre arterial, por lo tanto, el paciente no queda ni siquiera con una incisión. Cuando se combina la cirugía endovascular, que tiene una recuperación mucho más rápida, se pueden compensar los valores en relación al costo del procedimiento”, destacó el Dr. Ramírez.

En cuanto a los recién operados, el especialista en cirugía vascular detalla que “por ejemplo, uno de los pacientes utilizaba seis medicamentos para poder controlar su presión arterial, y tras implantar desde el brazo dos stent, uno en cada arteria renal, se espera que el paciente disminuya el uso de fármacos. Otra de las pacientes estaba muy limitada clínicamente, no podía hacer caminatas largas o subir escaleras. Ahora, la paciente fue dada de alta y se fue caminando sin ninguna molestia. Cuando la dimos de alta, nos dijo: ‘siento las piernas más ligeras y calientitas’”, sostuvo.

“Este es un hito que posiciona al Hospital Coyhaique como un establecimiento que está preocupado de hacer las cosas bien, de que sus pacientes puedan ser resueltos aquí y ofrecerles lo mejor que existe hoy en día en cuanto a atención, insumos y a lo que se puede hacer en un hospital con estas características”, recalcó el Dr. Ramírez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí